Viento y cuerda -
159
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-159,ajax_updown,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Viento y cuerda

About This Project

“El arte flamenco es lo divino y la guitarra solo es un instrumento para expresarlo”, ¿Por qué no puede ser el piano, o cualquier otro, ese instrumento para expresar lo divino?  

Vicente Amigo.

Viento y cuerda

Al estar vivo, el Flamenco se nutre constantemente de nuevos sonidos. Una parte trascendental en la evolución de este arte.

La capacidad que tiene el Flamenco para adaptarse a los nuevos tiempos y mantener la esencia de sus orígenes es algo inusual en otros símbolos culturales.

Actualmente vivimos una época de ebullición creativa para el Flamenco. Donde los artistas de renombre se reinventan así mismos, y nuevas generaciones están dispuestas a participar en la supervivencia de este antiquísimo arte.

Violín

Alegría y sollozo para el Flamenco

Entre los instrumentos melódicos, quizá el violín es el que más dificultad ha tenido para introducirse en el flamenco. Algo que para los melómanos es sorprendente, ya que el violín puede sonar desgarrador, vibrante o contencioso, como el Flamenco.

Un violín bien introducido en un cuadro flamenco tiene la aptitud de volverse foco, de transformar sonidos y acompañar el baile casi rozándolo.

Otras culturas musicales como la árabe, la celta, las influencias gitanas del este de Europa tienen perfectamente introducidas sus variantes de violín.

Una de las personas que aporta consenso en la fusión del violín y el flamenco, es Ernesto Briceño, violinista, Director de orquesta, instigador y educador.

Su libro Flamenco para cuerdas es uno de los mayores ejemplos que podemos dar en este sentido.En el se hace hincapié en la importancia del ritmo y las palmas en el flamenco.

Piano

El piano aflamencao

Al introducir el piano en instrumentos flamencos se produce una especie de transmisión por parte del género en relación a los instrumentos melódicos.

``El piano presta al Flamenco multitud de posibilidades, tantas como las que el Flamenco presta al piano``.

Hablamos de una reinvención reseñable, que crean algunos artistas, como el ya mencionado Bebo Valdés. En cuanto a las primeras referencias de piano flamenco cabe destacar el trabajo de José Romero y Arturo Pavón.

Después de la labor de estos artistas, el piano dejó de tener presencia en el flamenco durante unos años, debido a que la guitarra adquirió el protagonismo absoluto adquiriendo un nivel técnico y rítmico muy difícil de asimilar para los pianistas de la época, que procedían de la música clásica.

Para introducir correctamente el piano en el mundo del flamenco es necesario que el músico tenga altos conocimientos, y se produzca un equilibrio entre el estudio del instrumento en sí, como del género. Solo así se puede trabajar los dos frentes de forma simultánea.

Para encontrar este equilibrio y alcanzar la armonía conjunta, el proceso requiere un tiempo de trabajo individual previo.

El piano puede ser acompañamiento o sustitución de la guitarra y el baile en un cuadro flamenco. A diferencia de otros, tiene la capacidad de desarrollarse como instrumento solista.

La evolución del piano flamenco toma dos caminos paralelos: Uno, purista y otro donde se incorporan elementos procedentes de otros estilos musicales, normalmente bluss y jazz.

Ambos tienen la capacidad de casar perfectamente con el arte flamenco.

Flauta

Un sonido insólito para el Flamenco

La flauta se volvió flamenca, aportando vientos orgánicos, vivos, innovadores y que nos transportan a la parte más mágica del flamenco.

Juan Parrilla, Simón Fernández o Trinidad Jiménez son algunos de los flautistas flamencos más relevantes del panorama musical actual.

En el flamenco, a la flauta se le permite algo inconcebible en otros géneros.

Este instrumento no está totalmente dirigido, el flautista ejerce libertad musical en la música flamenca, manteniéndose alerta ante la improvisación y los quejíos.

El flamenco aporta a la flauta fuerza interpretativa y al flautista la capacidad para desarrollar un excelente oído musical.

Los flautistas flamencos emulan a las guitarras, el cante y el baile, buscando y reinventando el camino apropiado para cada palo del Flamenco.

¿Quieres saber más sobre instrumentos para el Flamenco?

Continúa descubriéndolos: